22 de julio de 2009

PEPITO ROMPETODO

PED





Esta es la historia de Pepito Rompetodo un niño que desde que nació hizo honor a su apellido.
Cada vez que tomaba la leche, ¡pum!¡adiós, biberón!.
Pasó un año, pasaron dos y Pepito continuaba rompiendo todo.
Los juguetes no duraban más de cinco minutos entre esas manitas terribles. Zas, zas, zas, ... Adiós osito, adiós autito, adiós locomotora... ¡crac!, ¡adiós tambor!.
Pasaron otros dos años y Pepito seguía rompiendo juguetes.
Papá y mamá estaban muy preocupados.
-¡Qué terremoto! Esperemos que con la edad se le pase.
Pero con la edad, en lugar de corregirse, Pepito andaba de mal en peor. A los cinco años pasó a interesarse por los objetos de la casa.
Ni les cuento lo que pasó después...... te sigo contando en la próxima publicación de Pepito Rompetodo.

1 comentario:

Néstor dijo...

¡Quiero saber como sigue!
Por favor... !!!!